Proyectos Autoconsumo en Industria

El autoconsumo en industria consiste en la producción de energía eléctrica mediante placas solares fotovoltaicas para el consumo en la propia industria. Las placas solares se instalan principalmente en la cubierta de la nave industrial.

Existen diferentes tipos de instalación en función del tipo de consumo energético que se produzca en la industria, la disponibilidad de espacio, y las posibilidades de inversión del empresario.

Autoconsumo con antivertido.

Estudiando el patrón de consumo de la industria calculamos la potencia máxima que puede ser instalada en la cubierta de la nave de forma que prácticamente toda la energía generada por las placas solares sea consumida en la propia  industria. Para los casos puntuales en los que la producción energética de las placas solares supere el consumo de la industria se incorpora en la instalación un sistema de antivertido evitando que energía generada puede acabar en la red de suministro.

Autoconsumo Industria
Autoconsumo con antivertido en Industria

Este tipo de instalación no tiene limitación de potencia y no requiere de permisos con la empresa comercializadora eléctrica. Únicamente hay que presentar en la administración autonómica la Certificación Eléctrica (Antiguo Boletín) y la Memoria Técnica de Diseño cuando la instalación no supera los 15 kw o el Proyecto cuando la potencia sea superior a los 15 kw.

Autoconsumo con vertido a la red

En este caso vertemos a la red toda la energía producida que no pueda ser consumida por nuestra instalación. Aquí caben diferentes sistemas en función de la potencia instalada.

Potencia instalada inferior a 15 kw.

Similar a vivienda no requiere de tramites de acceso y conexión a la red.

Potencia instalada entre 15 y 100 kw.

Se debe pactar con la empresa comercializadora el precio al que nos pagaran los excedentes vertidos a la red.

Necesitamos realizar los trámites de acceso y conexión a la red con la empresa comercializadora de energía.

Potencia instalada mayor de 100 kw.

La empresa se convierta en productora de energía eléctrica y cobrará el kwh producido al precio de subasta mayorista del sistema eléctrico. Normalmente entre 4 y 5 céntimos de euro.

Requiere realizar los trámites de acceso y conexión a la red con la empresa comercializadora.

Autoconsumo más venta
Autoconsumo más Venta enrgía.

Como conclusión lo más sencillo es el autoconsumo con antivertido, en este caso hay que ajustar la potencia instalada por debajo del consumo medio de la empresa durante las horas de sol. Con ello pueden conseguirse retornos de la inversión de entre 4 y 5 años.

Si lo que buscamos es el mayor volumen de ingresos entonces podemos optar por cubrir toda la nave con placas solares y adoptar un sistema con vertido o venta de energía a la red. En este caso la inversión es mayor, los plazos de retorno de la inversión son mucho mayores pero el volumen de ingresos también puede ser mucho mayor.

Es decir una vez pagada la instalación al cabo de 7 u 8 años los ahorros serán mucho mayores.